¿Cómo afectan las posturas en el trabajo en las disfunciones estéticas?

Captura de pantalla 2018-01-29 a la(s) 14.25.42.png

Hoy en día es muy común que pasemos la mayor parte del día en nuestros trabajos, que los días y meses del año cada vez se nos hace más larga la jornada y lo único que pensamos es en llegar rápido a nuestras casas y tirarnos en la cama a descansar.
La mayoría de los trabajos tienen 2 posturas que son predominantes durante el día: de pie y sentados en un escritorio frente al computador.

Algunas de las disfunciones estéticas más comunes, como consecuencia de estas posturas por horas en los trabajos, son: celulitis, retención de líquidos, acumulación de grasa en distintas partes del cuerpo, entre otras.
De todas hemos hablado en nuestros post anteriores y les hemos enseñado a cómo evitarlas o en el caso de que ya estén presentes, cómo combatirlas. En esta ocasión hablaremos de cómo estas posturas tienen estrecha relación con la aparición de estas disfunciones.

Estar de pie por tiempos prolongados tiene efectos en nuestro cuerpo, como:
- Mala circulación y retorno venoso. Al estar sentada mucho tiempo, la contracción muscular que favorece el retorno venoso se ve disminuida, por lo que el sistema circulatorio debe trabajar de más, provocando una disfunción en las válvulas, lo que favorece la retención de líquido y la aparición de varices en las piernas.
- Como consecuencia de una mala circulación se acumula grasa y líquido en la epidermis, donde se acumulan los desechos del metabolismo celular, apareciendo la celulitis.

Estar sentada por varias horas tiene varias consecuencias en nuestro cuerpo, como:
- Atrofia muscular de glúteos y problemas lumbares. La inactividad de los músculos glúteos provoca una contracción de los flexores de cadera, lo que influye en la posición de la pelvis, aumentando la curvatura lumbar y, lamentablemente, favoreciendo la aparición de celulitis, flacidez y dolores de espalda.
- Sentarse en el borde de la silla favorece la acumulación de grasa y retención de líquido en la zona abdominal, ya que esta posición produce una relajación de la musculatura en esa zona, favoreciendo también la flacidez.
- Al estar sentados y trabajando en la tablet o en planos, flectamos la cabeza lo que favorece la acumulación de grasa y líquidos en la zona del cuello (papada).
- Sentados con piernas cruzadas o durante muchas horas, favorece la aparición de celulitis en las piernas y caderas.

Para terminar, te entregamos una serie de consejos para que realices durante tu jornada de trabajo, la que ayudará a eliminar o a reducir esas molestias y las probabilidades de formar estas disfunciones:

- No estés más de 3 horas sentada. Si tienes la posibilidad, párate y da una vuelta por la oficina. Esto activará la circulación sanguínea de tus piernas.
- Evita cruzar las piernas durante mucho tiempo.
- Realiza ejercicios de flexo – extensión de tobillos, tanto sentada como de pie, para favorecer el retorno venoso.
- Flexión de dedos.
- Medias de compresión. Estas ayudan también en el retorno venoso y ayudan a que no aparezcan varices.
- Camino al trabajo y cuando salgas de él, ¡bájate de los tacos!.