Nuestra piel y el protector solar

450_1000.jpg

Es conocido que en los últimos años ha ocurrido un afinamiento en la capa de ozono, lo
que aumenta la radiación a la que exponemos nuestra piel. ¿Sabías que, aunque
esté nublado, el 70% – 80% de los rayos ultravioletas igualmente atraviesan la
atmósfera?

Por esta razón los dermatólogos hoy en día recomiendan el uso del protector solar
tanto en verano como en invierno; debemos integrar el uso de este dentro de nuestra
rutina de belleza, ya que la exposición prolongada al sol, sin protección, provoca
cambios en la estructura de la piel.

El uso de protector solar en la época que sea ayudará a prevenir manchas y
decoloraciones, envejecimiento prematuro y la aparición del temido cáncer a la
piel, el cual hoy en día es uno de los principales tipos de cáncer que afecta tanto a
hombre como mujeres.

Por eso a continuación, te comentamos cuál es el mejor tipo de protector para tu piel y
algunos tips para poder disfrutar del sol, sin exponer tu piel a daños irreversibles.


Tipo de piel y el tipo de Protector

- Piel grasa: prefiere un protector en gel, loción o cualquiera de textura ligera.
- Piel mixta: protector solar en gel o crema
- Piel seca: protector que sea preferentemente crema.

Los protectores solares tienen un valor numérico conocido como FPS, este valor
representa el tiempo en que una persona puede exponerse al sol antes de sufrir algún
tipo de quemadura, por ende, a mayor FPS, mayor tiempo de protección.

Más arriba te contamos qué consistencia debía tener el protector adecuado para tu tipo
de piel, ahora veremos qué valor de FPS es el adecuado para cada tipo de piel.


- Piel tipo I (extremadamente sensible): piel muy clara, cabellos rubios o
colorines, muchas pecas. Se queman rápidamente, nunca se broncea. FPS 50+
- Piel tipo II (muy sensible): piel clara, cabellos rubios o castaño claro, tendencia
a las pecas. Se quema con facilidad, se broncea poco. FPS 20 – 35
- Piel tipo III (sensible): piel ligeramente mate, cabellos castaño claro o castaños,
sin pecas. Raramente se quema, se broncea con facilidad. FPS 25 – 15
- Piel tipo IV (poco sensible): piel morena, cabellos oscuro o negro. Casi nunca se
quema, se broncea rápidamente. FPS 20 – 15.

Bueno, ya puedes ir en busca del protector solar que mejor se adecue a tu piel, pero
ten siempre en cuenta las siguientes recomendaciones de uso:

- Aplicar mínimo 30 minutos antes de la exposición al sol.
- Aplicar cada 2 o 3 horas.
- Utiliza protectores solares TODO el año.
- Incorpora el uso de protector a tu rutina de belleza diaria.
- Mantente hidratado si te vas a exponer por periodos prolongados al sol.