Radiofrecuencia facial y envejecimiento

Radiofrecuencia facial.jpg

Para las que ya pasaron la tercera década, estamos seguras que ya han escuchado en más de una ocasión que es hora de que empiecen a cuidar el rostro de las temibles arrugas y líneas de expresión.
Bueno, aunque no lo quieras enfrentar,  todos los consejos y advertencias son ciertas: con la edad la producción de colágeno y elastina va disminuyendo progresivamente y si a esto le sumamos la contaminación, los rayos UV y el stress, las fibras de colágeno se van desgastando y la producción ya no tiene el mismo ritmo, por lo que aparecen las arrugas y líneas de  expresión, las bolsas y ojeras bajo los ojos y también la flacidez y falta de tono en el rostro, cuello y escote.

Para evitar estos signos y “detener” el envejecimiento existe un tratamiento no invasivo y sin efectos secundarios llamado RADIOFRECUENCIA FACIAL.

¿En qué consiste?
Es un procedimiento en el cual se calienta la piel mediante una onda electromagnética que produce la radiofrecuencia, llegando hasta la capa más profunda de la dermis, contrayendo las fibras de colágeno y elastina.

La Radiofrecuencia facial tiene dos efectos:
1.- Lifting (estiramiento) de la piel inmediato, efecto flash o “princesa”.
2.- mejora considerable de la piel a largo plazo.

¿Cuáles son los beneficios?
- Estimula la producción de elastina, ácido hialurónico y colágeno.
- Rejuvenece el rostro (disminuye las arrugas y líneas de expresión).
- Reduce la flacidez de la piel.

Las sesiones de Radiofrecuencia duran aproximadamente entre 45 y 60 minutos. Se puede aplicar en la frente, mejillas, cercano a la zona de los labios (surco nasogeniano), zona orbicular de los ojos, cuello y escote. Las sesiones se agendan cada 15-21 días con un total de 5-6 sesiones en su inicio, pudiendo mantener retoques con el paso del tiempo.
No produce dolor, sólo poder soportar el calor producido por el equipo, que alcanza temperaturas internas entre 37-40ºC para poder lograr los objetivos deseados. Pacientes con rellenos de ácido hialurónico o bótox también son candidatos al tratamiento, pero evitando la aplicación en las zonas inyectadas.

El rejuvenecimiento facial no sólo se logra con la radiofrecuencia, es bueno que pruebes también estos consejos para que consigas sacarle el máximo partido y así mantener tu piel fresca y joven siempre:

- Hidratación de la piel diariamente.
- Beber mucha agua.
- Usar bloqueador solar.
- Alimentación saludable.
- Evitar fumar.

La aplicación de la radiofrecuencia facial, así como muchas de los procedimientos que comentamos en nuestros blog, siempre deben ser realizados por un profesional. Por eso te invitamos a ingresar a nuestra página y agendar tu hora de evaluación, para reconocer tu tipo de piel y qué tratamiento es el que necesitas para darle vida otra vez a tu rostro.